La arquitectura bioclimática: una tendencia para disminuir los impactos ambientales y generar sostenibilidad con su bolsillo a largo plazo

Diseñar edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas y aprovechando recursos disponibles como: sol, vegetación, lluvia, vientos entre otros para disminuir los impactos ambientales intentando reducir los consumos de energía, es lo que se conoce como arquitectura bioclimática. 

 

Además de ser una tendencia sostenible con el medio ambiente, permite serlo con su bolsillo, pues ahorrando energía, ahorra dinero. Estas construcciones consumen solo un 10% de energía comparadas con las casas convencionales.  

 

Las construcciones son responsables del 40% de las emisiones de CO2 del planeta y consumen también un 40% de la energía mundial. En este cálculo se incluye todo, desde el proceso de fabricación y transporte de los materiales hasta la demolición o el coste de reutilización de los edificios. 

 

En la actualidad, una vivienda bioclimática puede llegar a ser totalmente sostenible, a pesar de que aumenta un poco el costo en la construcción, a largo plazo se convierte en un proyecto rentable porque amortiza otros gastos. 

 

En otras palabras, el diseño bioclimático logra una optimización de los recursos principalmente por medio de la morfología, la orientación, los materiales, la configuración, los colores y otras variables de diseño, ofreciendo, al mismo tiempo, protección contra los impactos desfavorables del ambiente externo.

¿Cómo realizar una arquitectura bioclimática?

 

  • Una correcta ventilación y asilamiento de muros, esto permitirá conseguir la máxima eficiencia en el mantenimiento de la temperatura. 
  • Integrar energías renovables, esto evitará un impacto de contaminación.  
  • Percatarse de una correcta orientación respecto al norte según las condiciones que quieran lograrse en la construcción para aprovechar al máximo las horas de luz que puedan entrar a la vivienda. 
  • Hacer uso de materiales naturales. 
  • Disponer de espacios y recipientes para reciclar todos los residuos que se puedan. 
  • El color tanto de los techos como de las paredes. Los claros reflejan la luz y evitan mayor absorción del calor. 

¿Qué materiales tener en cuenta para una arquitectura bioclimática? 

 

Principalmente encontramos dos categorías a la hora de hablar de viviendas bioclimáticas: 

Naturales, como bambú, madera, tierra, piedra, etc. 

Arquitectura bioclimática             Arquitectura bioclimática

 

Procesados, como el poliestireno, que es un fantástico aislante térmico.

 

Arquitectura bioclimática

 

 

Por suerte, hoy en día existen muchas alternativas a la hora de elegir los materiales para este tipo de construcción. 

 

Madera: este material genera un impacto ambiental menor en su producción y ciclo de vida, garantizando que procede de la tala responsable y es certificada. Además, tiene propiedades aislantes, ayudando a los espacios frescos en época de verano y templados en invierno, lo que la convierte en un material de construcción más sostenible y más eficiente energéticamente. 

 

Su ahorro puede ser entre un 50% a un 60% al año en calefacción y aire acondicionado; su construcción suele ser más rápida y son hasta un 30% más económicas que las viviendas de hormigón y ladrillo habituales. 

 

Fibra de celulosa de papel reciclado: el aislamiento de celulosa es papel de periódico reciclado y tratado con sales de bórax que le proporcionan propiedades ignífugas, insecticidas y anti fúngicas. 

 

Paneles OSB: los tableros OSB (siglas de Oriented Strand Board, en español Tablero de Virutas Orientadas) son una evolución del tablero de contrachapado formado por capas de virutas o astillas orientadas en la misma dirección. También es un excelente aislante acústico y se pueden recubrir con una gran variedad de materiales tanto de interior como de exterior (morteros, piedra natural, cerámica etc.) 

 

Barro cocido: puede usarse para hacer muros y cerramientos de ladrillo, fachadas ventiladas, tejas, etc. Los materiales cerámicos son materiales muy inertes y estables por lo que son altamente reciclables.  

 

Polipropileno, polibutileno y polietileno: Los materiales de PVC incorporan en su producción elementos biocidas, lo que puede generar desprendimiento de partículas nocivas para la salud. El polipropileno, polibutileno y polietileno son materiales termoplásticos alternativos al PVC y más respetuosos con el medio ambiente que, entre otras ventajas, no contienen cloro en su composición. 

En París Constructor lo acompañamos en su proyecto, contamos con todos los insumos para desarrollar este tipo de arquitecturas. ¡Contáctenos! 

 

 

 

Referencias 

 

2022 © Todos los derechos reservados. por: Grupotec Digital